3 d’oct. 2017

See you later 3




Las cuatro ruedas rechinan al correr veloces sobre el asfalto enarenado. El cláxon y su sirena excitada penden bajo un letrero luminoso mientras un hombre sentado en el reservado de un árbol propiedad de algunos perros , vestido con pantalón negro lleno de roturas , le da a la pista deslizante de su móvil mientras se arquea y escupe.  Otro hombre, tocado con gorra que trae levantada  la visera, se lo coge en rápido ademán y se enfunda aún más adentro su cabeza mientras lo ve abandonar su silla, lento, mirando el guardia y mirando luego la orilla de grises bocas que ensordecen con sus cánticos patrióticos el poco silencio que ansia desde siempre..
-Reventarás de una vez! Veinticinco años diciendo lo mismo..Maldita tu muerte!
Se acerca al contenedor de basuras renqueando una pierna, se friega su sudor que pende sobre el labio, escupe i se lamenta:
-Que hecho yo para merecer esta vida?
Y unos que se besan, lo miran y le van diciendo obscenidades, a este y al hombre de la gorra, y de la pierna con defensa que mira con desprecio al grupo de mujeres viejas, las de izquierdas, las señoras que han perdido su sentido común en una sesión de Gestalt.
Se las vuelve a mirar y se coloca detrás de un escaparate lleno de alpargatas, quizás más bien de zapatos de salón que absorben las miradas de los paseantes.
Está en Vía Layetana. Va abriendo las puertas de su mano y la gente que desciende, lo abraza. Algunos le guiñan el ojo y la mirada se le va a una viajera de generosos senos que le responde con un tirón de orejas, le sube al estribo, toca una a una sus brazos y sus piernas y le besa.

Si llegara a Santa María del mar antes de las 10:00, seguro que la vería. Y camina.

1 d’oct. 2017

Crónica del 1-O



01.10.2017  11:25 am.

Quiere levantarse, lo está haciendo. Pero repentinamente no ve y choca su cabeza contra el suelo. Huele el olor a goma y al sudor de las botas que le han dado en su mandíbula. Entonces grita varias veces, grita por que está acorralado. Por todas partes le rodean piernas inquietas. No levanta la vista, la tiene humillada. Va sintiendo poco a poco. Tocan sus piernas encogidas los zapatos de otra gente que le rodean por detrás. Se sostiene en el suelo con ambas manos, la cabeza pesada se le cae sobre el pecho, y después, rodando sobre sí mismo se le dobla la nuca. Abre los ojos otra vez. Ve un Mosso largo, muy largo y sobre la cabeza, el cielo. Sopla los mocos que le impiden respirar e instantáneamente un pié le da contra los riñones. Ha sido como un resorte, liberado de improviso. Da un salto y empuja la rueda de brazos que lo retienen. Los radios, los círculos y las elipses, las manos le buscan. Pero se levanta y corre, corre algunos metros, mas un pié se le pone frente a su pié y cae al suelo. Su cara lame un montón de arena mojada, hoy llueve, la arena que ha bajado de las montañas del Tibidabo y que reboza ahora la entrada de su escuela ha venido a quedarse. Y su saliva rosada, pegajosa,  cae en sus manos que frota contra el montón de chaquetas que le esconden. De pronto recoge su mano, y revolviéndose y flexionándose como una serpiente herida, la lanza impetuoso contra la cara de un hombre que lo odia. La lanza una vez y luego otra. Y cuando las manos y brazos de aquellos que esconden sus caras bajo pantallas grandes como televisores se apartan, redobla el esfuerzo y la granizada de golpes es como una cortina que no le deja ver la hermosa amiga que sueña cuando sueña. Sigue envalentonado, y a pesar de todo, intenta avanzar y hablar.
-        Estoy herido!
Estar herido proviene de la guerra. De la guerra de la muerte y de la guerra que ellos hacen. Algo le baña la cara, es su impresión, y luego presiente en todo el cuerpo. Barbotea y grita: Sangre!
Ninguno se decide a darle la mano y huyen como gatos, amigos y enemigos, todos procurando alcanzar las bocacalles, los pequeños desniveles, hurtarse tras un árbol pero sin dejar de grabar con el móvil.
Toma asiento al lado del furgón, se desmiente de su cobardía  y pone el pié tras su sombra. Golpea el zapato para que corran las gotas de sudor y sangre mientras se abre una ventana sobre su cabeza y oye que grita:
-        Todavía más?

Saluda a su compañero que herido parece quiera levantar el puño. Mira si ve alguna insignia, y si, es un policia. Mete las manos en el bolsillo exterior del jersey, del que sobresalen unos papeles. Los tienta varias veces, está contento, tienes las papeletas. Se miran, les duele el dia y les duelen los gritos de la gente. Hay un silencio total. Por entre sus labios asoman sus lenguas y se alargan o tiemblan como una especie rara de gusano, y allí mismo, con movimientos ansiosos se doblan, los labios repitiéndose y los dientes que se aprisionan, todo el cuerpo en movimiento. Y cuando les sujetan, es que tienen los ojos obligados, sucede igual que a los otros, sentados en el suelo les escupen. No entienden que puedan quererse un manifestante y el número 67 , policia de Alcorcón en servicio con destino en Barcelona. Hacen unas muecas y los dejan. Entonces, encaramados en lo alto del único árbol de la zona, a horcajadas montados sobre una rama, cogen uno el cinturón del otro y una rama, verde amarilla, y por un extremo y luego por el otro, se la comen hasta que sus mejillas se hunden, y expelen aire. Y solo oyen nada.

30 de set. 2017

Marina Maximilian


  

Hace tiempo descubrí esta cantante de origen Ucraniano y afincada en Israel.  En el facebook de una amiga mia, Ally de Spacecat escuché una canción de Marina, Tango,  y me cautivó de tal manera su voz, su movimiento y sus letras que quiero incluirla en mi blog. 




Marina nació en Dnipropetrovsk, Ucrania el 15 de diciembre de 1987. A la edad de tres años, emigró a Israel con sus padres. La familia vivía con amigos en Ramat Gan antes de establecerse en el barrio Pardes Katz de Bnei Brak. Desde temprana edad, estudió piano con su madre, Ella, era una pianista clásica, y cantaba en un coro. Marina fue más tarde al conservatorio.

Marina se graduó de la High School en Tel Aviv.. Comenzó a cantar en los clubs del jazz a la edad de 15, junto al pianista Rick Birman. Se presentó en el Festival de Jazz del Mar Rojo en Eilat con un estilo étnico-Fusion-Rock-Jazz, en festivales y clubs, y realizó un solo, Beit Sefer LeMiskhaken el álbum de debut de Ohad Ben Avi.
Blumin no quiso servir en las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF). Se ofreció en su lugar para enseñar a los niños a cantar en el Ben Shemen Youth Village. En abril de 2008, actuó en el festival de Yamei Zemer en Holon, producido Tzedi Tzarfati. En mayo de 2008, lanzó un dúo con Boaz Mauda llamado "Mi Haya Ma'amin". El dúo se convirtió en un éxito en Israel. En junio de 2008 publicó su primer single solo, "Sof Sof".  Blumin decidió no lanzar su álbum en hebreo, sino grabar un álbum en inglés. El segundo single fué , "Tango", lanzado el 29 de abril.  El 17 de septiembre de 2014, surgió de Radio 88FM de Israel, que supervisa la selección del artista del país el deseo de que participase en el  Concurso de la Canción de Eurovisión 2015, pero Blumin jamás cantó. 



Blumin ha actuado en l eatro Cameri: La obra Requiem, en el Festival de Acre, donde cantó la obra Schmetterling (Farewell, Butterfly), que ganó el primer premio en 2005; En 2006, participó en Rabak y escribió la música para ella, por lo que recibió una mención honorífica. Blumin actualmente protagoniza el drama diario Hasufim (que significa Exposed).



Espero tener el placer de oirla alguna vez en Barcelona.

Joan

26 de set. 2017

See you later 2



Seguramente que de saber o presentir que como una vulgar perdiz vieja iba a encontrar a mi diseñadora favorita en el bar Zurich, seguramente hubiese desviado el camino hacia Pelayo procurando ser atropellado antes de alcanzar la acera. Estaba harto de diseñadores tod@s vestid@s del mismo confort y con el título concedido en la red por sus colegas emviando corazones a sus pedazos de obras mal cosidas.
Aquellos ojos a pares, de hombres y mujeres, de cada mujer y de un sin número de hombres como estrellas rociadas de lágrimas etílicas que habían visto nacer a toda la ingente multitud de ciudadanos extranjeros con esos ojos de brillo fugaz que da el exceso de sidra ingerida, matiz de luz entre tristeza y alegría que predominantemente hace feliz a las personas ignorantes e incapaces de prever lo que sucederá en la siguiente hora de su vida.
Son testigos de las fiestas de la Mercè y las fiestas de la Independencia, testigos pasivos, contra su voluntad y que regresan una y otra vez a mi ciudad porque estamos en guerra, eso es todo, poca cosa y mucho a la vez, según como se mire, dispuestos cuando menos, a palparla y olerla con el cuerpo y el espíritu,  prestos a cooperar con alguien del país que les escuche y les cuente la razón de aquella lucha, a las órdenes de cualquier fifiriche de partido, consejero analfabeto, amigo cooperante o visionario de derechas e izquierdas que se ha adormecido entre sus cuentas bancarias y respondiendo tuiters.
Todo sabemos que bandera al viento uno enarbola la de ese misterio que es el “amar” y que por suerte las calles y la locura cotidiana e imbecilidad, suman.
Y luego les da por enviar un whatsapp a Munich o a Jerez mientras aprietan el paso y se entrecruzan repetidamente con las mismas personas abrigadas con ropa de diseño o senyeres y que gritan sus deseos no correspondidos. Pero llegan y comprueban que otros han llegado antes y ya lo sabían por tener el twitter, facebook e Instagram siempre en linea, la asamblea era después, quizás corriendo llegarían los primeros y podrían oler el sudor del presidente o lamer con la imaginación el cuarto trasero de   la oreja, pero no deben volver la cabeza o podrían enamorarse; me ha ocurrido a mi viéndola bailar y ya ves, el placer me invade con una aspiración rotunda mientras grito rodeado de piernas desnudas e inquietantes. Y cuando las manos y brazos de aquellos que esconden sus caras redoblan en un esfuerzo de amor a la patria, baja la cortina con el humo de los cuerpos de seguridad y se acaba para mi la función del dia. Pero la recuerdo. Y a esperar.

Juan Buridan y Rudolf Nureyev

rudolf-nurejew-margot-fonteyn

A propósito del baile, del movimiento nacido de las emociones que nos hacen vivir quiero recuperar a un filósofo.
Con Juan Buridan, Aristóteles fue superado. Su teoría del ímpetu rompió los esquemas que hasta en aquel momento habían sido aceptados por los científicos (filósofos)  de la época como, Bacon, San Tomás y otros.
Para Aristóteles existían dos  tipos de movimiento: movimiento natural y movimiento violento. Ver teoria aquí.
Peró llegó Buridan y nos explicó que el aire no empujaba ni ayudaba a los objetos en movimiento más bien los frenaba. El ímpetu (ímpetus) es un motor que  que actúa sobre el cuerpo y le proporciona el movimiento.  Es el concepto actual de la energia cinética.
Más o menos es un antecedente al principio de la inercia.
Una vez explicado esto, vamos al movimiento del cuerpo. Cuando Nureyev dejó de bailar en 1982 yo  acaba de conocer a un anticuario que  estaba instalado en Venecia y que también era pintor, O.Pascal.  Me contó que Nureyev un día entró en su almacén para comprar una mesa y que le  sorprendió la irrupción con su entrada por el vacio del espacio que dejó  a su alrededor,  como si nada frenara su ímpetu, como si nada de lo que existiese  pudiera modificar  sus movimientos.
Así que el medio en que te mueves puede ser modificado si consigues evitarlo. Como el  espacio sin gravedad. Danza sin gravedad Pero, como? Con las matemáticas podemos explicar aqui   y confundir a la vez el lenguaje de la física. Va por otros lares. No nos da la luz a nuestra razón de ser cuando actuamos, cuando decidimos movernos.
Con el cuerpo si podemos porque existe un medio en que actúa  el ser humano  y al  que ninguna ciencia llega a interpretar correctamente: las emociones.
La física pretende conocer, estudiando el movimiento, las causas del desplazamiento, el cambio de posición de un objeto. No puede de ninguna manera saber el porque un ser humano se mueve, cual es la causa de ese movimiento en un bailarín? No hay leyes, no pueden haber teorías que rijan para siempre el arte de la danza. Y más allá, el arte de andar, de correr, de pasear, de mirarse, de amarse.  Otra vez el ser humano dándole la vuelta al conocimiento. Empezar y moverse.
Gracias Buridan por  tu teoria del ímpetu y gracias Nureyev por tu movimiento lejos de su teoría,

Madame Staël



Hoy, quien aspire a destacar tendrá que enfrentarse al amor propio de los demás, y le amenazarán con pasarle el rasero cada vez que suba un peldaño por encima de los demás. [...] Los acontecimientos son solo la superficie de la vida: su verdadera fuente se encuentra por entero en los sentimientos.

Madame de Staël, De la influencia de las pasiones. Hoy recomiendo un artículo de Ferran Toutain, enlace al final del texto.
En la Rue du Bac de París existen ciertos comercios ya en minoria que llevan por nombre librerías, palabra en desuso actualmente entre la juventud.
El paseo por este tipo de establecimientos y sobre todo en París renueva la sangre e influye en la posibilidad de tener un pensamiento más libre; solo es necesario caer en la tentación de comprar un libro y leerlo.
A propósito de esta calle quiero hablar de una mujer desconocida para la mayoria de nosotros. Mme. Staël  tenía un salón en la calle rue du Bac, fue conocido por reunir a literatos y políticos que en aquella época participaban del entusiasmo de la  Revolución. Al llegar la época del terror ayudó a sus amigos y salvó a unos cuantos de la guillotina.
Partidaria de la igualdad con los los hombres estaba convencida que debía cambiarse la paridad en el poder y no relegar por más tiempo a la mujer en las tareas del hogar.
Anécdotas como la de Napoleón cuando dijo que no les gustaba que las mujeres hablasen de política y ella le contestó: "Bien; pero comprenderá que si a las mujeres también se les corta la cabeza, parece justo que se pregunten por qué.
En  “De la littérature” (1800) habla sobre la relación entre sociedad y literatura. Su novela Delphine (1803), es  feminismo y rebeldía ante las convinencias sociales.
Escribió  “Corinne “(1807) de sentido feminista. La mujer inteligente que sufre ante una sociedad vulgar y mísera que no la entiende.
De l'Allemagne”, Goethe le encantó, por fin alguien trataba a los alemanes bien y les permitia ejercer su influencia en el entorno europeo.
Podria seguir citando libros y anécdotas que haría feliz a más de un lector, pero voy a recomendar la entrada de un blog en wordpress de mi amigo Ferran Toutain.
En esta época de incertidumbre política conviene dejarse llevar por gente inteligente, al fin y al cabo las masas se mueven por una especie de excitación colectiva, no?
Y vayamos ahora al artículo que recomiendo hoy.  Ojalá os guste.
Ferran Toutain